La memoria visual de quienes emigraron

Por Publicado en - comunicación social & participación ciudadana & proyectos compartidos , 29 de enero, 2015

railesymaletas

Aprendí pronto que al emigrar se pierden las muletas que han servido de sostén hasta entonces, hay que comenzar desde cero, porque el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes (Isabel Allende)

Emigrar desde España a otros países de Europa y Latinoamérica por motivos esencialmente económicos. No parece hoy idea una idea muy rara y, ni mucho menos, descabellada, ¿verdad? Pues en la segunda mitad del siglo XX, cuando se produjo la explosión de este fenómeno, sí que tenía mucho de desconocimiento y aventura. Muchos había que se lanzaban a emigrar sin haber puesto antes prácticamente un pie fuera del país. Para ellos y para sus familias fue una experiencia no necesariamente mala y que, en cualquier caso, les cambió la vida.

Y justo esas vidas, esa época que se inició a finales de la década de 1950 y que continuaría durante los 60 hasta mediados de los 70, es donde pone el foco de atención el proyecto expositivo Raíles y maletas, con el que Sentido Común está colaborando en tareas de difusión desde hace unas semanas. Expositivo porque culminará en una muestra que, con ese mismo título, podrá visitarse desde el 13 de marzo en la XIV Bienal de Fotografía de Córdoba. Se trata de recopilar la memoria en imágenes de la población andaluza (especialmente, cordobesa) que emigró en esa etapa, a través de sus propias fotos. De esta forma, se pretende reivindicar la fotografía amateur por su potencia visual y su calidad como documento histórico de primer orden.

Se trata por tanto, y esto nos encanta, de una iniciativa netamente participativa, y a la que desde Sentido Común hemos querido aportar nuestro interés por la cercanía y las historias ciudadanas: con Raíles y maletas, rendimos homenaje a esas personas para que sean las verdaderas protagonistas de la exposición. Al final y al cabo, todos podemos tener guardadas en una caja algunas fotos de emigrantes (nuestros padres, abuelas, tíos, vecinas, amigos…) que vivieran aquella experiencia y deseen compartirla; o bien conocemos a algunos de ellos y, en ese caso, podemos hablarles de este proyecto.

Más allá de las imágenes que seleccionamos para la citada exposición, nuestra intención es ir construyendo una galería en las redes sociales, añadiendo lo que más nos gusta: el testimonio, las declaraciones de quienes lo vivieron en primera persona o de sus familiares y amigos cercanos que conocen la experiencia o la han compartido, de alguna forma.Y no solo eso, también estamos compartiendo documentos y cámaras de la época, cualquier tipo de objeto que nos haga profundizar en aquellos años.

Por eso os animamos a que visitéis esta iniciativa compartida en Facebook (https://www.facebook.com/railesymaletas) y Twitter (https://twitter.com/railesymaletas), o bien que contactéis con nosotros por email (emigracion@eldispensario.com) para comenzar este apasionante viaje a un pasado que, no obstante y pese a las diferencias, se encuentra de plena actualidad. Cultura, historia y fotografía en un proyecto en el que, además, los protagonistas son ellos, quienes en el viaje perdieron las muletas.