La emoción de reencontrarse con el pasado

Por Publicado en - comunicación social & participación ciudadana & proyectos compartidos , 19 de mayo, 2015 0 Comentarios

railesymaletas

Ya os contábamos hace unos meses el ilusionante proyecto en el que nos habíamos embarcado o, mejor dicho, el tren al que nos habíamos subido. Ahora volvemos para deciros que, tras tres meses de trabajo y otros dos de exposición, Raíles y maletas ha concluido con éxito. Y es que consideramos cumplido con creces: recuperar la memoria visual de la emigración cordobesa por Europa en los años 50, 60 y 70; y conceder al emigrante el lugar que merece en nuestra Historia reciente.

Como ya sabréis a estas alturasRaíles y maletas ha sido un proyecto expositivo para la XIV Bienal de Fotografía de Córdoba que ha culminado en una muestra para la que se han seleccionado imágenes entre más de 500. Nuestra aportación a esta iniciativa de El Dispensario ha sido la difusión a través de todas las vías posibles: por teléfono, email y, fundamentalmente, a través de las redes sociales. A través de ellas hemos tratado de dar a conocer el proyecto y establecer canales de contacto con los emigrantes, sus familiares, amigos o vecinos. Pese a las dificultades de un proyecto de ámbito tan local y concreto como este (cordobeses emigrantes en aquellos años, que conservaran su recuerdo en fotos y nos las pudieran hacer llegar), hemos podido otorgarle el carácter cercano que es sello de Sentido Común.

No se trataba tanto aquí de ofrecer lo que ya sabemos de ese periodo (los datos, las estadísticas), sino las historias personales detrás de cada imagen: para ello hemos recuperado los testimonios de sus protagonistas, los emigrantes y sus familias. En el acto de clausura, nos emocionamos y también nos reímos con las anécdotas y curiosidades que nos contaban. También comprobamos lo agradecidos que estaban por el hecho de que alguien se hubiera interesado por esa realidad poco explorada de la Historia de España, y que ahora parece cobrar más actualidad que nunca: la de la emigración.

Un reencuentro con el pasado a través de los medios actuales, que en proyectos como este parecen cobrar todo su sentido: hemos recibido mensajes de emigrantes en zonas remotas del mundo, aunque las fotografías de la exposición se centraron finalmente en países europeos como Alemania, Francia o Suiza. Y así, comunicándonos a través del espacio y del tiempo, hemos sabido que lo que nos sigue moviendo es contar vidas y, sobre todo, que nos las cuenten. ¡Hasta el próximo viaje!

Deja un comentario