La economía solidaria existe, pero hay que contarla

Por Publicado en - comunicación social , 11 de diciembre, 2014 0 Comentarios

economia_solidaria-int

El periodista uruguayo Eduardo Galeano, quien inspiró el nombre de esta agencia, siempre ha defendido la necesidad de contar las cosas: “Si la uva está hecha de vino, quizá nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos”. Desde Sentido Común opinamos igual, es difícil que ciertas realidades existan si no son sacadas a la luz por quienes nos dedicamos a esto de la comunicación. Tanto en nuestra anterior web informativa como en esta nueva etapa como agencia, hemos detectado numerosas iniciativas sociales que, estamos seguro, serían exitosas solo si la sociedad conociera un poco más de ellas. Sobre todo porque son… de sentido común, aunque parezca feo que nosotros lo digamos.

En principio, lo de economía solidaria nos podría sonar a oxímoron, pero lo cierto es que se trata de una alternativa que cada vez tiene más implantación. Sin ir más lejos, en nuestro propio país se está dando gran importancia a modelos como el cooperativismo, los mercados y monedas sociales, las finanzas éticas o los proyectos que tienen su base en la Economía del Bien Común. De hecho, los espacios de consumo colaborativo son ya populares para casi todo el mundo: ¿quién no ha oído hablar hoy en día de plataformas como BlaBlaCar o Airbnb? Pero también hay prácticas no tan recientes, como el bookcrossing o el crowdfunding. Desde Sentido Común, no solo somos usuarios de estas nuevas formas de entender la economía, sino que tratamos de contribuir a su difusión.

De ahí que estuviéramos encantados de aceptar la invitación de Charo y Carmen, profesoras de Economía en la Universidad de Sevilla, para participar en las I Jornadas de Economía para las Personas en dicha facultad. Allí contamos nuestra experiencia como agencia de comunicación social que difunde este tipo de proyectos, así como iniciativas propias como la campaña Consume con Sentido Común o la plataforma Escaño110, que en breve podremos poner en marcha gracias al crowdfunding. Fue curioso comprobar que la mayoría de alumnos, pese a estudiar Economía y a su contacto con Internet y las redes sociales, desconocía muchas de estas prácticas.

Poco después recibíamos una llamada del diario El Correo de Andalucía, para preguntarnos sobre nuestra presencia en la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y completar un reportaje sobre este nuevo modelo de economía en nuestra región. No parece casual que cada vez tenga una presencia mayor en los medios de comunicación y en los centros educativos. Y es que, aunque cuesta, parece que poco a poco va llegando la hora de aplicar un poco de sentido común a la economía, dada su importancia en nuestros modos de vida y de relacionarnos.

Deja un comentario